Apple Watch: Aciertos, errores y necesidades

  • Apple Watch es la apuesta más personal de la compañía californiana en su historia y sus posibilidades pasan por mejorar lo que ya hemos visto.

Publicidad

Hace unos días veíamos como Apple liberara el SDK o kit de software de desarrollo para que los mismos desarrolladores comenzasen a trabajar con sus apps. No es tontería decir que sin la incursión de estas terceras personas en el ecosistema del nuevo dispositivo wearable de Apple, no tendría sentido el mismo. Algo que si deben pulir en futuras versiones es la dependencia absoluta del iPhone, sobre todo para aquellos que quieren hacer deporte con un reloj que, no nos engañemos, no se puede mejor.

En lo subjetivo está el debate fácil, podríamos estar horas discutiendo sobre si Digital Crown es necesario, si el diseño es copiado de lo que ya había presentado Newson y si las formas son o no las correctas. Sin embargo, vamos a analizar cada pedazo del dispositivo o más bien de su prototipo ya que hasta el primer cuarto de 2015 no llegaremos a verlo en persona, para repasar lo que hay que mejorar y lo que se ha hecho bien desde Cupertino.

apple-watch-aciertos-errores-800

Como hemos dicho al principio, su necesidad principal es que los desarrolladores apuesten fuerte por él, es prioritario que tenga apps que no sean las propietarias para su supervivencia. Estamos convencidos del poder de Apple al respecto y seguramente conseguirá un buen número que nutrirá su ecosistema y hará del Apple Watch un dispositivo sólido y que, al menos en esta primera generación cree el suficiente atractivo para que los early adopters nos lancemos a por él.

Veis que estoy dando por hecho que lo voy a comprar y es que muy probablemente nos hagamos con alguno en cuanto salga para poder probarlo y ver que posibilidades reales tiene y comparar la experiencia con las que ya hemos tenido con los dispositivos de Android Wear. No todo es oro lo que reluce, el dispositivo es muy bonito las correas, si bien son propietarias, son bastante asequibles y las cajas son del tamaño adecuado pero nos quedan bastantes dudas por resolver con este nuevo wearable.

En primer lugar, ya sabemos de ante mano que no va a superar el día de uso, algo que siendo un reloj puede llegar a molestar pero pensemos en el inicio de los smartphones y extrapolémoslo hasta ahora. También debemos pensar en que va a pasar con ese procesador S1, ¿es cierto que en el futuro podremos reemplazar el corazón de este Apple Watch? Sería algo redondo puesto que no es una pieza que cambiemos cada año como pueda ser un terminal móvil y ese movimiento sería bastante inteligente por parte de Apple, aunque no sabemos si esto será posible realmente.

Un modelo que llamamos “Sport” y no es sumergible es una incongruencia bastante grave, ya que abarcar un término tan amplio como deportista debería obligar a llevarlo a todos los niveles, algo que no hace.

La integración con el iPhone no nos preocupa, sin embargo lo que si es bastante preocupante es la dependencia absoluta del iPhone. ¿Salir a correr con el terminal teniendo el reloj? No parece una buena idea pero si recoge los datos como lo hace actualmente mi Smartband, que los sincroniza al llegar y hacer conexión, no me importa. De todas formas puedo llegar a entender a aquellos que piden que sea más autónomo y sea capaz de realizar tareas sencillas como ver las notificaciones que nos llegan al móvil pero si ello implica que el reloj tenga una segunda SIM me posiciono en contra.

Apple ha hecho muchas cosas bien con este primer modelo que aún podemos llamar prototipo, para mi la más importante es hacer el suficiente ruido para generar una expectación a la altura del dispositivo.

Publicidad

Miguel G.

Delineante. Estudiante de la UGR. Geek y blogger por vocación. Me podéis leer en mi Twitter @chemicracia. Devorador de información, extensión de mi iPhone y amante en secreto de un Moto G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *