Diario de un Switcher 1: iPhone y los sentimientos

  • Os comento mis opiniones al pasar de Android a iPhone durante un año. Me he comprado un iPhone 5S que ha dejado aparcado al Samsung Galaxy... El Switcher...

Publicidad

Este es el primero de 52 artículos bajo el epígrafe de Diario de un Switcher que escribiré los domingos en este blog hablando de cómo es la experiencia de cambiar de Android a iPhone. Para el que no lo sepa decir que siempre he sido usuario de smartphones desde el 2003. Empecé con Symbian, luego Maemo, luego Android y ahí me quedé desde 2008.

Cinco años después me he comprometido a estar un año usando un iPhone como móvil principal, teniendo de secundario un móvil Android. Sé que habrá cosas que me gustarán y otras que no, pero creo que es interesante ver qué es lo que se echa en falta en una plataforma y tiene la otra y cómo podrían mejorar.

El primero de estos artículos lo escribo dos días antes de recibir mi iPhone, porque no me ha hecho falta ni tocarlo para darme cuenta de que el iPhone es algo que se vincula más a los sentimientos y sensaciones que cualquier otro móvil del mercado.

Diario de un Switcher 1: iPhone y los sentimientos

Al pasar de Android a iPhone hay algo que me ha llamado mucho la atención, cómo los usuarios de Apple en general pero de iPhone en particular se relacionan con su dispositivo. Es algo de lo que se ha hablado mucho pero es extraño vivirlo en primera persona.

El paso de Android a iPhone ha sido en parte una apuesta y en parte un experimento que creo me dará una perspectiva mucho mejor fundada de la comparación iPhone-Android. Pero ha coincidido con un momento perfecto, el lanzamiento de un nuevo modelo de iPhone en España.

Esto me ha dado la oportunidad de fijarme no sólo en los modelos sino en las reacciones de las personas que estaban pendiente en la cola. Y me ha llamado mucho la atención que algunos de ellos no iban a comprarse uno porque ya lo tenían. Iban por la experiencia, no por el objeto. Eso no lo tiene Android.

Las colas de horas en una tienda para comprar algo físico no son normales, salvo en marcas como Apple y pocas más, por no decir ninguna más. El motivo de eso es que el usuario siente la marca como algo emocional, no ajeno a sí mismo. Es algo que se ha criticado mucho, a veces demagógicamente usando la crisis de pretexto y otras simplemente insultando a los que hacen cola. Pero los símiles son muy sencillos.

Para mi ver a usuarios haciéndose fotos en las colas de varias Apple Stores del país durante casi un día en ocasiones me ha recordado enormemente a aquellos que guardan cola no para comprar un objeto, sino para tener una experiencia: ir a un concierto, ver un partido de fútbol… Los equipos, los grupos, todos, en última instancia, son empresas que quieren ganar dinero gracias a sus fans, pero saben que tienen que cuidarlos o se irán. Apple hace eso pero llama la atención porque lo que ella comercializa son objetos físicos, no experiencias. O eso creen muchos.

Diario de un Switcher 1: iPhone y los sentimientos

El quid de la cuestión es ver que Apple vende objetos, pero que la idea última, y eso es algo sobre lo que Jobs ha hablado mucho, es proporcionar una experiencia de usuario perfecta. Y eso sí es equiparable a ver un partido o escuchar a tu cantante favorito. Puedes valorarlo o no, al igual que te puede gustar el fútbol o no, pero es comprensible. Pocas personas se extrañan porque alguien pague 150 euros por la entrada de un partido de fútbol, pero sí porque se gaste 600 o 700 en un dispositivo que usará decenas de veces al día durante cientos de días. Pero Apple potencia esa sensación incluso en las colas: dando desayunos, felicitando y animando… y en los productos, con las famosas pegatinas de las manzanas.

Además, más allá de esa vinculación del usuario con la marca se crea una vinculación de los usuarios entre ellos que no se ve de la misma forma en la competencia. Es cierto que los usuarios de Linux sí tienen algo similar, pero aún le queda a Android y sobre todo a Windows Phone un camino para lograr lo mismo, sobre todo porque la posibilidad de opciones en estas plataformas diluye la sensación de comunidad. Hay usuarios de Android fans de Samsung, otros de HTC, otros de Sony y la mayoría cambian, y yo lo he hecho, de uno a otro según sus necesidades. Hace poco escuchaba a David Serantes en el podcast 101 que grabó junto a Doalvares y Nacu en las JPOD decir que recordaba la época en la que usuarios de Palm quedaban para pasarse aplicaciones y hablar del tema. Apple es de las empresas actuales la que más cerca está de eso.

Esto es algo que ya se ve en Mac, siendo comunes las GUM, grupos de usuarios Mac, que se reúnen para charlar de una afición en común. De nuevo me recuerda a los amigos que quedan para jugar un partido de fútbol o ver un encuentro profesional junto a otras personas que tengan su mismo hobby.

Diario de un Switcher: iPhone y los sentimientos

Pero no todo es positivo. Los sentimientos y las emociones también son negativas en ocasiones. Apple es una empresa que atrae como ninguna a ciertas personas egocéntricas, vanidosas y engreídas. No es la única que lo hace, pero es la que mejor lo hace. Sus dispositivos han vendido estatus durante mucho tiempo y aún siguen haciéndolo. Un iPhone 5S dorado será en breve un objeto de estatus mayor que el Samsung Galaxy de turno. Pero eso hará que muchas personas lo compren sólo por aparentar. Esta es la parte de lo que estoy descubriendo que no me gusta.

Esto hace que personas bastante neutrales con la tecnología vean a los usuarios de Apple como fanáticos sin personalidad a los que la empresa les ha lavado el cerebro. Este es un problema para Apple que creo que si solventara supondría una mejora de su imagen enorme.

Sin embargo he de decir que hasta el momento el número de usuarios del primer grupo es infinitamente mayor que el del segundo, y es posible que sea realmente así y que simplemente estos formen más jaleo que aquellos. Algo que sucede en muchos más aspectos de la vida.

Este aspecto de mi entrada en el mundo iPhone creo que es algo que irá desarrollándose durante el año entero en el que usaré el iPhone pero me pareció oportuno que fuera el que inaugurara esta serie de artículos. A partir del segundo las impresiones serán con el iPhone en la mano y en twitter comentaré mis impresiones con el hashtag #experienciaiphone.

Para finalizar os quiero lanzar una pregunta, ¿cómo vivís vosotros la relación entre usuarios que comparte afición por el iPhone?

Fotografías @EduMac70 | @__Martinelli

Publicidad

Álvarez del Vayo

Tecnófilo aficionado a los smartphones desde el 2003. En 2009 cofundé la red de bemoob. Podéis encontrarme en Google Plus y en Twitter (@alvarezdelvayo).

10 Respuestas

  1. Diego dice:

    Grande el articulo. Personalmente para mi, el uso de productos de Apple, lo vinculo a un sentimiento. Digamos que con 35 años todavía veo ilusión en según que cosas y no solo ganancias económicas. Muchos pensaran que realmente me han “lavado” el cerebro o que no tengo nada mejor que hacer que comprar productos “caros” por aparentar. Para mi es mucho mas que eso. El iPhone realmente cambio en su día mi manera de trabajar y disfrutar de mi tiempo libre. Repito, es mi opinión personal.
    Estare pendiente de tu experiencia con el iPhone.
    Un saludo.

    • Hola Diego,

      Hay mucha gente a la que realmente parece que le han lavado el cerebro. Creoq ue ese es el principal problema de Apple como marca.

      No obstante siempre he dicho que hay gente que realmente le saca partido a esta empresa con sus productos, por muy caros que sean (algunos lo son, no todos).

      Y si hablamos de sensaciones ya es una cuestión tan subjetiva que es difícilmente criticable (con sentido, claro).

  2. Borja dice:

    Me ha encantado cuando has dicho “…no sólo en los modelos sino en las reacciones de las personas que estaban pendiente en la cola. Y me ha llamado mucho la atención que algunos de ellos no iban a comprarse uso porque ya lo tenían. Iban por la experiencia, no por el objeto”
    Fui por primera vez a la cola del primer iPad retina, y nunca había vivido nada así, y me supo mal no haber estado en la cola de Colón el viernes, ya no por el iPhone 5S en sí (que también), sino por la cola y lo bien que me lo pase la vez anterior (no fui porque no tengo dineros para poder comprarlo y no he podido vener mi iPhone 5 de momento).
    Pero mira hasta que punto el tema de la cola puede llegar a ser importante, que voy el día 2 de noviembre a comprar un iPad Air PARA UN AMIGO! Algunos pensarán que estoy loco o lo que sea, pero la verdad, es que es todo un placer y diversión, el poder estar allí.
    Espero que la experiencia con el 5S vaya genial y espero ir leyéndote estos días… aunque por Martinelli ya veo que te da bastante caña! jajaja!

    Saludos!

  3. Martinelli dice:

    Me ha gustado mucho este post como inicio de esa “cruzada” por iOS y demás cosillas que el sistema conlleva cuando tienes un iPhone como teléfono principal. No sabía que no habías tocado iOS para algo más que trasteo y trabajo para tus publicaciones, así que tras esa aclaración, tu experiencia resulta más interesante, sobre todo para quienes más bien llevamos el currículum contrario 🙂 .

    Me he sentido identificada en varias de las cosas que comentas (quien me siga y me lea sabrá por qué :P); si bien me pierde en general cualquier novedad que salga en el terreno de la tecnología, no puedo negar que actualmente estoy acomodada en el ecosistema Apple, y esto no es una novedad, ya llevaré unos 5 años desde que un MacBook entró en mi vida para facilitármela. Con el tiempo, y con Twitter, descubres esa comunidad de la que hablas: los GUMs, mucha gente con manzanas en sus IDs, en sus avatares…

    Es posible que, por la historia de esta marca, y por ciertas ideas que Jobs trasladó de su vida a sus productos (ojo, las buenas, como lo de que el trabajo esté bien tanto externamente como por la parte que no se ve), haya gente que incluso lo tome como una filosofía, las cosas bien hechas, la sencillez, etc., igual por eso existen GUMs y no GUA (usuarios de Android), por antigüedad. Este espíritu se contagia y se comparte, pero por desgracia lo malo se pega antes, surge con la más mínima chispa, y es lo que más ruido hace (de ahí que el término “fanboy” haya pasado a ser peyorativo, por los hooligans de Apple, pagan justos por pecadores). Es el lado oscuro que supongo que tiene todo, yo personalmente estoy tan harta de quienes ven incorrecto, mal hecho, todo lo que no sea de Apple (no razonan, no ven fallos, eso es patético, talifanboys), como de quienes odian automáticamente al ver una manzana (haters).

    Rollos de “bandos” a parte. Me gustan los productos de la marca, mis pocas necesidades quedan satisfechas con lo que me ofrece ésta, y formando parte del GUM (en mi caso, el de Valencia), a parte de aprender un montón de cosas, he conocido a personas tremendamente maravillosas, y me quedo con eso. ¿Motivación? De sobra, cuando abunda el buen rollo y las ganas de hacer cosas, la manzana es lo de menos, casi (la prueba de ello son las conversaciones en los macmuerzos y los debates en las KDDs -quedadas-). Es una afición, con su componente didáctico y social.

    Pues esta es a grandes rasgos mi experiencia con Apple (y lo que vais leyendo, claro, jajaja). Espero que cumplas tu promesa y que aguantes el año, seguiremos tus aventuras y, a parte de darte caña, igual algún día me equivoco y te ayudo (si preguntas algo y sé responder) ;P

    • Hola Martinelli,

      Se agradece el comentario extenso y nada troll je je je.

      Como le he dicho a Borja creo que es algo interesante la experiencia de estar allí, hacer fotos, hablar con la gente, argumentar las decisiones de venta (o cambiarlas)…

      La pena es ese pequeño grupo de usuarios que devalúa la marca. Le pasa también a marcas como Audio o BMW cuando ves a un niñato haciendo el cafre con uno de esos coches.

  4. SamFdz dice:

    Aquí me encuentro comentando, quién me lo iba a decir ya que no tengo ninguna experiencia sobre iOS, porque la parte de los “fanboys” y los “haters” me ha llegado al alma, en parte por tu artículo y en parte por el comentario de Martinelli.

    Como persona neutral aunque un poco inclinada hacia Android, me considero bastante abierto de mente y es por ello que me saca de mis casillas que por el hecho de criticar a Apple cuando siento que debo hacerlo me califiquen de “fandroid” o de “hater”. No creo que la cosa sea así, ni mucho menos. Quien me conoce sabe que critico a Sony, a Samsung, a Google, a Apple y a Microsoft. Los defectos se comentan y no es algo que deba ser calificado como radicalismo.

    En el mundo de los usuarios de Apple hay mucho talibanismo. Siento a quienes lo lean les duela pero no puedo más que afirmar que es así. Desde que me muevo en el mundo de la tecnología vengo observando este comportamiento. Como bien dices, no es generalizado y los que hacen ruido son los menos pero los que suenan. Pero es así, y es una estupidez negarlo. Dado que la raza humana aprende y se adapta pronto, en el mundo de Android crecen más cada día estos individuos que piensan que porque les gusta Android el resto es poco más que una basura, y además sienten la necesidad de comunicarlo. En toda partes cuecen habas, pero es que en Apple hay sacos y sacos de habas para cocer.

    Espero que tu experiencia de este año sea enriquecedora. Por mi parte, pese a que no considero que el iPhone sea un móvil para mí, me interesa mucho, conociendo tu forma de pensar, qué extraerás de todo esto y si finalmente volverás a Android al final del año, te quedas en Apple o decidirás dar un salto a Windows Phone para repetir la experiencia. Te leeré sin falta cada semana.

    • Samu, como le digo muchas veces a Noelia, “Apple atrae a ese tipo de personas sin criterio que necesita sentir que tienen razón pese a todo”. No es cosa de Apple, sino de las personas.

      También hay gente que es así en otras marcas, pero no tanta. Yo espero comprobar que son minoría que la mayoría, aunque trolee de forma amistosa, no está en ese grupo.

  5. Jose dice:

    ” Un iPhone 5S dorado será en breve un objeto de estatus mayor que el Samsung Galaxy de turno.” Discrepo, la mayoría de usuarios de iPhone ignoran totalmente a la competencia, son felices con sus dispositivos.

  6. jose luis dice:

    Hola, muy buen articulo, sobre todo viniendo de un “androide”… Solo decirte que yo tengo un macbook comprado de segunda mano, muy barato, y un iPhone 4, también barato, y me siento tan contento como otros o mas… Desde siempre he sido usuario de Windows en pcs, y de nokia en móviles, y he de reconocer que al principio era reacio al cambio, pero en cuanto comencé a usarlos me di cuenta de que estaban hechos con mucha mas calidad que los demás, en muchos sentidos (hardware, software, diseño, etc). solo quien los ha usado sabe de que hablo. nunca me he considerado fanboy ni nada de eso, tan solo me gustan las cosas bien hechas, en fin, ya lo iras descubriendo…jeje
    un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *