Análisis y review del iPhone 5 con extenso vídeo en HD

  • Extenso análisis y review del iPhone 5 con iOS 5. Incluye análisis en vídeo HD, opiniones, imágenes y fotografías, con todo lo que hace falta saber.

Publicidad

Como no podía ser de otra manera, hicimos cola en una de las Apple Store que el viernes pasado pusieron a la venta en España el esperado nuevo teléfono de la manzana: el iPhone 5, habiendo retransmitido nuestra experiencia a través de la cuenta de Twitter. Aunque claro, ese sólo era el comienzo, por lo que ha llegado el momento de la verdad: el análisis y review al iPhone 5, donde intentaremos averiguar si realmente vale la pena el cambio viniendo desde un modelo anterior. Nuestra primera sensación al sostenerlo en la mano fue clara: es ligero sin que por ello haya disminuido ni un ápice su excelente presencia, siendo a todas luces un SMARTPHONE con mayúsculas. Tanto la versión en negro del iPhone 5 como el modelo en blanco, el que nosotros adquirimos, son realmente soberbios, teniendo una calidad de acabados, tamaño de pantalla y distribución de los distintos elementos físicos que, a pesar de ser continuista, dan un salto hacia delante. ¿Queréis saber nuestras opiniones? Pues empezamos con el análisis y review en profundidad al nuevo iPhone 5. Y con vídeo HD para ampliar la información…

Diseño

Es lo que primero llama la atención de cualquier objeto, y eso queda remarcado en el iPhone 5: Apple quiere que su smartphone sea una pieza de lujo con la que disfrutar a diario, ofreciendo unos acabados que sólo se pueden tildar con un adjetivo: excelentes. Quizá no inmejorables ya que, al estar completamente construido en aluminio para no engrosar el peso final del dispositivo, eso significa que será un imán para las rayas y las pequeñas abolladuras en los bordes y biseles. Si habéis tenido un iPhone original sabréis de lo que os hablamos, era absolutamente imposible mantenerlo intacto si no lo llevábamos en una funda completa. Aunque, ¿hay alguien que no lleve a su iPhone de esta manera?

Líneas rectas y marcadas, esquinas profusamente redondeadas, biseles que recorren los bordes de ambas caras, redistribución de la cámara y los sensores para el frontal, movimiento del conector de auriculares desde arriba hasta abajo, nuevo lightning… Todos estos cambios se introducen en el iPhone 5 sin que por ello se haya forzado el diseño del terminal, poniendo de manifiesto que esta estrategia ha sido largamente pensada en el taller de ingeniería y diseño de los de Apple. No se puede decir que el aspecto de todas las novedades sea descuidado, más bien todo lo contrario. Y eso es algo que se agradece con el uso, ya que, a pesar de sufrir alguna incomodidad por tener la toma de auriculares en la parte inferior, hemos de decir que sólo es cuestión de costumbre.

En la parte trasera del iPhone 5 es donde realmente se aprecia el cambio de diseño con respecto a modelos anteriores, ya que vuelve a ser completamente metálica y bastante diferente si tenemos en cuenta los dos modelos disponibles: negro y blanco. El negro es que menos contraste de colores posee, teniendo, quizá demasiada uniformidad a lo largo de toda la superficie vertical, quedando casi invisible la propia manzana del aparato. Este modelo posee un color grafito con incrustaciones de cristal pigmentado en la parte superior e inferior, dando como resultado una capa cromática continuista que aporta ciertos reflejos metálicos si ponemos el móvil en ángulo con respecto a la vista. En lo referente al modelo blanco, el acabado trasero se asemeja bastante a una medalla, teniendo incrustaciones cerámicas para la parte superior e inferior y un cierto reflejo dorado en la zona central, donde se enclava la manzana en color cromado.

El iPhone 5 es algo más alargado, ya lo sabemos, aunque también bastante más fino. Y eso es otro detalle que sorprende de su diseño nada más tenerlo en la mano, habiéndose reducido el grosor del cristal de la pantalla integrando en ella los controles táctiles y, sobre todo, habiendo eliminado la capa de cristal del iPhone 4 y 4S. Con sus 76 mm de grosor no es el smartphone más fino del mundo, pero tampoco queda tan lejos. Además, resulta bastante cómodo de llevar en el bolsillo de los pantalones, aunque su longitud se hace algo molesta a la hora de sentarse.

Otros detalles que nos gustan del diseño del iPhone 5 es la zona agujereada para la salida del altavoz externo junto al conector del dock y auriculares. El aluminio se nota muy trabajado en esta zona, presentando taladros bien biselados y concentrando todas las salidas del smartphone en la parte inferior.

Hardware

En este aspecto, es inevitable hablar sobre la nueva pantalla del iPhone 5, ya que, como en todo dispositivo táctil, es lo primero que asoma a la vista. En este punto, Apple ha elevado en todos los aspectos las características de su panel con resolución Retina, manteniendo la misma densidad de píxeles aunque subiendo a 4 pulgadas su diagonal. Evidentemente, también debe aumentar con ello la resolución, por lo que el iPhone 5 se planta en 640X1136 píxeles. Algo que, sin duda, se agradece a la hora de utilizar el navegador de Internet, sobre todo en apaisado. Las páginas diseñadas para ordenadores de escritorio se muestran sobre la pantalla bien definidas y sin necesidad de reescalados, con opción a realizar un alto nivel de zoom hasta observar las letras de tamaño gigante y sin pérdida de definición. También los colores se muestran vívidos en pantalla, con una mejor saturación con respecto al iPhone 4S y mayor contraste.

El salto al procesador A6 también ha proporcionado un cambio notable en el iPhone 5, ofreciendo una mayor velocidad en todos los aspectos. Y es algo que se nota realmente, no es ningún argumento de marketing: todo arranca más rápido, fluido y estable en el iPhone 5, existiendo diferencias de hasta segundos entre dos juegos iguales con respecto al iPhone 4S, por ejemplo. A la hora de mostrar gráficos no se aprecian definiciones distintas con respecto al iPhone 4S, aunque aún no tenemos disponibles apps que exploten al 100 % todo su rendimiento. Tampoco hemos notado un calentamiento excesivo tras un tiempo forzando a fondo el procesador, algo es de agradecer. Tras haberle hecho un benchmark a ambos terminales, prueba que está presente en el análisis y review al iPhone 5 en vídeo HD, las prestaciones del chip A6 con respecto al procesador A5 han salido a la luz, triplicando el líneas generales a su antecesor. También su GB de memoria RAM colabora en el rendimiento global, consiguiendo que el iPhone 5 sea el más potente hasta la fecha. Aunque claro, eso era lo más lógico, ¿no?

Otra de las mejoras de hardware introducidas que más controversia han creado ha sido el cambio del dock tradicional, presente en la marca desde los primeros iPod, por el nuevo conector lightning, completamente digital, mucho más compacto y, algo que nos gusta mucho, sin que haya que hacer distinción entre una cara otra del conector, pudiendo enchufarlo sin pensar. En cuanto al encajado, quizá vaya un pelín duro, por lo que también ofrece algo de resistencia al salir. Y lo hemos comentado en el análisis del iPhone 5 en video, pero lo remarcamos en la review escrita también: con el más mínimo tropiezo con el cable el iPhone 5 se va a ir al suelo. Sí, es algo que también ocurre en el dock tradicional, aunque había veces que, por suerte, se desenganchaba antes de caerse.

En cuestión de cámaras, tampoco hay demasiados cambios con respecto al modelo inmediatamente anterior, realizando las capturas igual de bien y con colores similares. Quizá sí exista una mejora a la hora de captar la luz, debido sobre todo a su mayor amplitud de lente, dando como resultado unas instantáneas un pelín más iluminadas cuando se fotografía en un entorno a media oscuridad. Aquí el iPhone 5 genera bastante ruido en la imagen además de mostrar colores más apagados, algo que no consigue solucionar el flash si el objeto que fotografiamos no se encuentra a pocos metros de nosotros. En cuestión de fotos al aire libre y con buena iluminación, la cámara del iPhone 5 consigue muy buenos resultados, mostrando colores reales y no muy saturados, contornos definidos y buen contraste en términos generales. Tampoco ha variado mucho la grabación de vídeo, permitiéndose la toma a 1080p con 30 fps, extensión limitada a la capacidad disponible y audio grabado en mono (algo incomprensible al montar tres micrófonos que, en teoría, mejoran la captura de audio en general). Eso sí: tendremos la posibilidad de hacer fotos mientras grabamos, aunque estas se almacenarán a un tamaño máximo de 2 megapíxeles, no de los 8 megapíxeles que posee la lente integrada.

Software

Poco se puede decir sobre el software incluido en el iPhone 5 que no se haya detallado ya en las novedades de lOS 6, ya que el nuevo terminal manzanero apenas integra opciones exclusivas que no tengan el resto de iPhone. Una de ellas, y la principal, es la quinta fila de iconos en el escritorio, algo que permite la nueva diagonal de 4 pulgadas. Y podemos decir que tampoco es que sea una opción por la que merezca la pena cambiar, siendo más anecdótica que otra cosa. Mediante carpetas podremos agrupar más accesos directos a apps que con una nueva fila de iconos, organizándolas de mejor manera y pudiendo añadir también otra fila extra de iconos. El reconocimiento de voz de Siri se ve mejorado en el iPhone 5 con la inclusión de un tercer micrófono. Además del mejor funcionamiento y fluidez de todo el sistema en general y de las transiciones de pantalla en particular, algo propio de este iPhone 5. Aunque tampoco es de extrañar: Apple siempre libera la última versión de iOS para favorecer a su último dispositivo lanzado. Aunque en este caso tampoco sea tan notable…

iOS 6 le sienta muy bien al iPhone 5, agradeciéndose los pequeños detalles presentes como novedad en esta versión. La etiqueta de “Nuevo” que aparece en una aplicación que no hemos abierto ninguna vez, los nuevos modos de “No molestar” o “Privacidad” en el menú de ajustes, la integración con Facebook nativa, la posibilidad de actualizar esta red social y Twitter directamente desde la barra de notificaciones, el aspecto más moderno de la App Store con la mejor distribución de las aplicaciones y su presentación en forma de cartas, posibilidad de variar los patrones de vibración para las notificaciones… Y algo que el iPhone 5 tiene que sufrir con el aumento en pulgadas de su pantalla: las apps no adaptadas a su resolución presentan un marco negro inferior y superior, algo que disimula mucho mejor el iPhone 5 en versión negra que el blanco. Como es lógico, la mayor parte de las aplicaciones y juegos aún no están adaptados a los 1136 píxeles de largo, pero la mayor parte de ellas lo harán en breve.

Análisis y review en vídeo HD

Toca el momento más esperado de todo análisis y review, ver cómo se comporta el terminal analizado en un uso real. Y para ello nada mejor que hacerlo en vídeo, habiéndole realizado su pertinente comparativa con el iPhone 4S en los aspectos donde más compiten y, cómo no, habiendo mirado al iPhone 5 bajo todos los ángulos. ¿Queréis ver qué pensamos de este nuevo modelo del smartphone con mayúsculas? Pues aquí lo tenéis, aún caliente.

Imagen de previsualización de YouTube

Conclusiones

Llevamos unos cuantos días con el iPhone 5 tras haberlo adquirido en la misma mañana de lanzamiento, y nuestras opiniones no podrían ser mejores. Mucho más ligero, de diseño sobresaliente, fino, nos ha gustado su nuevo conector lightning, encontramos un acierto el nuevo diseño de los auriculares con la inclusión en la caja original del teléfono de los EarPod con su propia caja de transporte… Y, sobre todo, pensamos que la rapidez y fluidez de este terminal es imbatible en cuanto la comparamos con versiones de iPhone anteriores, habiendo evolucionado notablemente en el interior haciéndolo de igual medida en el exterior. Aunque, tras tantas palabras buenas, no podemos olvidar que también existen aspectos negativos.

A pesar de haber cambiado su exterior de forma notable, aún sigue teniendo la mayor parte del diseño original, sobre todo si nos fijamos en su aspecto interno. iOS 6 aporta muy pocas novedades a este nuevo smartphone de Apple, y prácticamente ninguna a la interfaz con la que hace ya tiempo dejaron de sorprender. Estamos de acuerdo en que su funcionamiento es inmejorable y en que la mayor parte de los usuarios de iPhone ya se encuentra cómodos con esta interfaz para cambiarla, pero iOS necesita algo más que una nueva fila de iconos o mejoras en las redes sociales. Algunos de los menús internos han sido rediseñados, como el de la App Store, pero no ocurre lo mismo con el los escritorios o los menús de ajustes.

Existen notables mejoras de rendimiento con respecto al iPhone 4S, pero no las suficientes como para recomendar ciegamente la actualización al iPhone 5. El anterior modelo ya va suficientemente fluido en la mayor parte de sus aspectos, no encontrando motivos suficientes para el cambio. Aunque estos crecen conforme descendemos de gama, haciendo inviables muchas de las opciones presentes en iOS 6 que marcan realmente la diferencias con otras versiones. El iPhone 5 aprovecha perfectamente todo esto, pero, en comparación con otros lanzamientos, no ha venido acompañado de un software muy potenciado.

Bueno, bonito y no muy barato, pero con notable presencia, tacto y peso inmejorables. Además de suficiente potencia como para deslumbrar, así es el iPhone 5. ¿Os convence?

Publicidad

Iván L.

Escritor aficionado y profesional del "picateclas", soy un enamorado de los móviles desde que cayó en mis manos un Alcatel One Touch Easy de Airtel hace más de doce años. Adoro Android y ya he tenido cuatro móviles con este sistema. Colaboro en varias páginas más de la red de Bemoob y podéis encontrarme en Twitter, soltando cualquier cosa que se me pase por la cabeza. Y es una amenaza...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *