iOS 8 y iPhone 6: Las apps siguen sin estar adaptadas

  • iOS 8 y iPhone 6 prometían ser una dualidad casi perfecta pero el paso del tiempo es el que debe otorgar el adjetivo, dados sus fallos actuales.

Publicidad

Pronto van a marcar en nuestro calendario el 9 de Noviembre, día en que se cumplirán 2 meses exactos desde que Apple presentó el iPhone 6, el iPhone 6 y el Apple Watch, además de otros servicios asociados a los dispositivos. iOS 8, que fue anunciado por el mes de Junio en la WWDC de 2014, se esperaba como el paso definitivo de los magnates de la manzana para ponerse al día en aspectos como la funcionalidad y versatilidad del sistema, donde los contrincantes se lo estaban poniendo muy dífícil.

Es verdad que el salto en muchas aspectos es cualitativo y cuantitativo, las extensiones son las reinas de esta nueva versión, la aplicación de Salud sustituye a versiones de terceros, sin ser el “boom” que se esperaba y todo funciona un poco mejor que en iOS 7. Sin embargo, la incosistencia del sistema se palpa por bastantes lugares, no solo culpa de Apple, también de unos desarrolladores bastante perezosos a la hora de actualizar sus apps para los nuevos dispositivos.

ios-8-iphone-interfaz-800

La dependencia del sistema sobre las aplicaciones es evidente, todos la tienen, pero en el caso de iOS es absoluta. Cuando tu modelo de negocio se basa hasta en el ultimo detalle en la experiencia de usuario, que esta sea cuanto menos floja dista mucho de cumplir tu objetivo. No hay excusas ni es de recibo que pasados ya casi 2 meses Apple no haya hecho algo por arreglar una situación bastante engorrosa, y sobre todo perjudicial para su imagen, que es su principal activo.

Os vamos a citar algunos ejemplos de aplicaciones que siguen sin estar adaptadas a la interfaz de los nuevos iPhone 6 y iPhone 6 Plus:

  • WhatsApp. Si, año tras año la mayor aplicación de mensajería del mundo sigue sin adaptar su interfaz a iOS o a las nuevas resoluciones, reescalando la aplicación con un daño a nuestros ojos bastante acusado. Un dato a apuntar es que el teclado ocupa casi un 40% de la pantalla visible, emborronando lo ya de por si oscuro. Si bien es cierto que existe una beta que arregla este problema para los nuevos dispositivos, el usuario medio ni sabe ni tiene que saber esta solución.
  • Paypal. Cambiando de registro, para que no todo sea social, nos encontramos con que la mayor pasarela de dinero del mundo sigue sin tener adaptada su interfaz al iPhone. Suspenso para los desarrolladores encargados de este trabajo, ya que no requiere demasiado de igual forma.
  • Fitbit. Otro salto a una categoría diferente e igual resultado. Los chicos de la cuantificadora siguen sin desarrollar una app que este adaptada a la interfaz del iPhone 6, que ha provocado que personalmente la deje de usar hasta dicho arreglo.

ios-8-iphone-interfaz-adaptada-app-800

No son pocos los ejemplos, no vamos a enumerar cada uno de ellos pero si nos gustaría recalcar esa tendencia de desatención de Apple hacia su software y hacia los detalles, algo que siempre ha vendido como sello de la marca.

Los primeros síntomas, para aquellos que no han notado la diferencia o no tienen un iPhone 6 en estos momentos, es la escala de los objetos en pantalla, enormes, algo que se agrava cuando hablamos de texto. Al principio puede parecer algo trivial y hasta incluso descaradamente puntilloso pero podemos asegurar que con el pasar de las horas y el uso acaba por desesperar.

Esperamos que poco a poco se vaya obligando de alguna manera a una reacción por parte de los desarrolladores ya que esta situación solo perjudica en 2 sentidos, al usuario y a la compañia que vende hardware con un software a la media que, en esta ocasión, no está a la altura.

Como cuando hablamos de Android y Material Design en su día, la homogeneidad y la armonía entre interfaces es muy importante para un experiencia satisfactoria. iOS 8 y iPhone 6 pueden ser un binomio espectacular pero necesita el empuje de la comunidad para llevar a acabo esa idea original.

Publicidad

Miguel G.

Delineante. Estudiante de la UGR. Geek y blogger por vocación. Me podéis leer en mi Twitter @chemicracia. Devorador de información, extensión de mi iPhone y amante en secreto de un Moto G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *