Juego de iPhones: Canción de Android y iOS

  • En este primer capítulo recitamos sobre Android y iOS, el campo de batalla que se genera tras la elección de un sistema u otro es digno de leyendas.

Publicidad

De vez en cuando nos gusta tomarnos esto de las guerras entre fanboys, fandroids y demás con algo de humor en lugar de llegar a las teclas como les pasa a otros. Hicimos una entrega hace unas semanas relatando los diferentes usuarios que surcan los mares de la telefonía móvil en nuestro país, con diferentes estereotipos que no tienen porque cuadrar con alguno de vosotros pero sí seguro con alguno que conocéis.

Hoy os hablamos de los escenarios que podemos encontrar cuando nos compramos un móvil de una marca u otra y la reacción de nuestro entorno a dicha decisión. Todo puede parecer muy sencillo si somos de perfil bajo, pero ojo con aquellos que muestran su terminal nuevo a familia y amigos, ya que se exponen a una guerra total para ver quien se sienta en el trono, pero no en el trono de la serie sino en el que vale de verdad: El trono del suegro.

juego-de-iphones-1-800

Primer Capítulo: Guerra de trincheras

El escenario pueden ser la calle, la casa o todo lugar que permita unas sillas de las que agarrarnos cuando nuestros enemigos hablan indiscriminadamente sobre nuestra compañía, porque es nuestra. Entonces nosotros contenemos la respiración y le damos nuestros argumentos irrefutables, de que nuestro móvil monta el mejor sistema operativo del mundo. Es un momento crítico ya que si no convencemos al cuñado, abuelo, padre o persona no geek del lugar de que nuestra inversión ha sido la correcta, empezaran los gestos de desaprobación de los sujetos, normalmente de mediana edad para delante y habremos perdido la batalla.

Recordamos que si partimos del lado androide todo será mucho más sencillo, ya que salvo excepciones es más barato. Existe la excepción del Note, porque vale igual que un iPhone pero hay un argumento irrebatible que desmorona todo tu alegato contra eso: “Hijo, al menos ese es más grande y demás trae el palito ese, el tuyo es más pequeño y más caro”.

Suelen ser batallas que se librarán según la proporción pero que si blandes tu lengua por el blasón de Jobs es como si el pequeño Tyrion Lannister peleara contra un ejercito comandado por Gregor Clegane, lo tienes difícil. Atacan en manada al grito de: “Tengo lo mismo por menos dinero y además puedo meter una esedé” o “Vaya forma de tirar el dinero por una manzana”. También puede ocurrir justo lo contrario si, pasando por una Apple Store o el templo, como les gusta decir, vas con un Android de más de 400 euros, lo cuál puede que haga ganarte el título de “bufón de la corte” o peor aún, de Hodor.

Pero cuidado, antes de tener nuestro terminal debemos haber tomado las gestiones en secreto y huir de la escena del futuro crimen sin dejar pistas de lo que vamos a hacer. Sobre todo pare evitar charlas innecesarias, ya tendremos suficientes sermones cuando les enseñemos nuestra compra. Android vs iOS es una de esas dualidades que no permiten una convivencia entre sus filas.

Y a vosotros, ¿en que escenario habéis librado vuestras particulares batallas por la defensa de vuestra compra?

Publicidad

Miguel G.

Delineante. Estudiante de la UGR. Geek y blogger por vocación. Me podéis leer en mi Twitter @chemicracia. Devorador de información, extensión de mi iPhone y amante en secreto de un Moto G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *