Steve Jobs: muere el mito

  • Una crónica en frío tras la noticia que ha recorrido todo el mundo, el fallecimiento de Steve Jobs.

Publicidad

Hace unos días escribí un artículo llamado Un mito llamado Steve Jobs, con motivo de su dimisión como CEO de Apple. Nunca hubiera imaginado que podría usarlo cuarenta días más tarde como obituario. Como bien sabréis, Steve Jobs falleció hace unas horas.

Este artículo como os daréis cuenta no es de actualidad, ya que a esta hora todos los blogs, periódicos, televisiones, radios y medios han hablado del fallecimiento de un mito. Sin embargo, con un poco de perspectiva, dentro de lo que permite un medio como Internet, es decir, horas, queríamos desde todos los blogs de bemoob, y usando este, iPhone OS X, que es el principal de los dedicados a Apple, escribirle unas líneas.

Steve-Jobs-muere

La anécdota

Quisiera comenzar con una anécdota que me ha sucedido hoy. Hablando con mi abuela, una señora de 85 años, comentaba cosas de las enfermedades, y como me había enterado del fallecimiento del líder de Apple le comenté que había muerto una de las personas más importantes del mundo tecnológico en el que ella sabe que me muevo. Su respuesta me dejó frío “Ah, sí, cómo se llamaba… Steve algo, ¿no?” Lo sabía. Mi abuela, que jamás ha usado un móvil, ordenador o dispositivo más avanzado que un mando a distancia sabía del fallecimiento de este hombre.

La trascendencia

La anécdota con la que he abierto el post es para que los pocos que no os hayáis dado cuenta veáis la trascendencia de un hombre que, sinceramente, sin ser santo de mi devoción, ha marcado un antes y un después en muchos aspectos de la vida diaria. La música, los móviles y el entretenimiento digital no serían los mismos si él no hubiera existido.

Por descontado que muchas personas a lo largo del mundo mueren sin una relevancia similar, pero es que no todo el mundo marca la vida de tantas personas aunque sea mínimamente. Y no lo neguemos, Steve Jobs no cambió el mundo, pero sí que mejoró pequeños aspectos de la vida de muchas personas.

Las palabras

Decenas de personas del mundo tecnológico como Stephen Elop, Steve Ballmer, Michael Dell y muchos otros han tenido palabras de agradecimiento hacia el que ha sido, según muchos de ellos, un visionario que cambió la forma en la que vivimos.

Pero no es eso lo que más llama la atención, sino la gente que ha sentido la pérdida como algo personal dado el carisma que tenía y lo bien que transmitía su forma de ser.

El cambio

Steve Jobs será recordado como uno de los mayores visionarios tecnológicos de este siglo. Seamos sinceros de nuevo. No halló una cura contra ninguna enfermedad, no derrocó gobiernos, no liberó a nadie. Pero tampoco lo hicieron Einstein, Tesla o Newton, y todos los conocemos tras años y a veces siglos.

Apple

Pareciera que Steve Jobs hubiera apurado hasta el último momento para ser líder de Apple y el que una persona como él se rindiera debería habernos dado a entender que nada bueno estaba por venir. Era una de las pocas veces que lo hacía, y con seguridad la más justificada.

Habrá que ver si el futuro de la compañía seguirá en pie tras él, pero esperemos que sea como en el caso de otras que dejó atrás en su momento y que han tomado un rumbo inspirado por él pero sin necesitar su presencia. Pienso, cómo no, en Pixar.

Sinceramente, creo que Steve Jobs hubiera querido quedarse algún tiempo más, pero seguro que no se ha arrepentido del camino que ha recorrido hasta su marcha.

En paz descanse.

Publicidad

Álvarez del Vayo

Tecnófilo aficionado a los smartphones desde el 2003. En 2009 cofundé la red de bemoob. Podéis encontrarme en Google Plus y en Twitter (@alvarezdelvayo).

4 Respuestas

  1. Pablo M. dice:

    Una entrada digna del mismísimo Jobs. De lo más sincero y cuerdo que he leído en el día de hoy.

  2. Borja L. dice:

    Se fue un genio. Descanse en paz.

  3. Joaquín A. dice:

    Muy bueno 🙂 Descanse en paz.

  4. cesvlc dice:

    Descanse en paz, un gran homenaje muy digno, para un hombre muy grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *